¿Cómo entendemos la pobreza?

Opina
Humilde vivienda con madre e hijos
La manera en que entendemos la naturaleza y las causas de la pobreza es muy importante porque tiende a determinar cómo respondemos frente a ella. Articular qué es la pobreza y que la causa nos ayuda a determinar el origen de mucha de nuestra comprensión de qué es el desarrollo transformador y cómo debe llevarse a cabo.


Debemos comenzar con nosotros mismos. Necesitamos trabajar arduamente para descubrir nuestras presuposiciones y nuestros precondicionamientos respecto a la pobreza.

La tarea de entender la pobreza es permanente. En los primeros días del desarrollo, muchos suponían que la pobreza podía explicarse como la ausencia de cosas. A esto se añadió la ausencia de ideas o conocimientos y posteriormente, al explorar la naturaleza sistémica de la pobreza, la carencia de acceso al poder, de recursos y de alternativas. 

En los años ochenta surgió una visión de la pobreza cómo sistema, según Robert Chambers: La pobreza es un sistema de enredos. A principios de los noventa John Friedman se sumó al debate al describir la pobreza como la falta de acceso al poder social, con un énfasis en la falta de participación política. 

Reflexionando sobre el tema desde una perspectiva cristiana, Jayakumar Christian se basó en Chambers y Friedman al describir la pobreza como un sistema de privación de poder que crea relaciones opresivas, cuyas causas fundamentales son espirituales. Por último Ravi Jayakaran establece a  la pobreza como la falta de libertad para crecer.


Los pobres son pobres más que nada porque viven en redes de relaciones que no funcionan a favor de su bienestar. Sus relaciones con otras personas a menudo los oprimen y los privan de poder como resultado de que los no pobres juegan a ser dioses en la vida de los pobres. 

Su relación consigo mismo disminuye y se debilita como resultado del desgaste de la pobreza y del sentimiento de impotencia permanente. Viven sus relaciones con quienes llaman “otros” como exclusión. Su relación con el medio ambiente es cada vez menos productiva porque la pobreza no les deja lugar alguno para cuidar de su medio ambiente. 

Su relación con el Dios que los ha creado y sostiene su vida es distorsionada por un conocimiento inadecuado de quien es Dios y que es lo que Dios desea para la humanidad. La pobreza es todo el conjunto de relaciones que no son lo que podrían ser.

Las relaciones de los pobres no contribuyen a su bienestar debido a valores espirituales que otros, y los mismos pobres, sostienen y que no están a favor de la vida y de la continuidad de la vida. El egoísmo, el amor al poder y los sentimientos de privilegio establecido encuentran su expresión en los complejos de dios(con minúscula). 

La pérdida de esperanza, de oportunidad y de reconocimiento echan a perder la identidad de los pobres. El racismo, el etnocentrismo y el ostracismo o alienación corroen la supuesta bendición de la multiplicidad de culturas.

 El temor a los espíritus y la creencia de dioses que no pueden salvar impiden que se vea la oferta del Dios que desea salvar. Al fin y al cabo, las causas de la pobreza son espirituales.              L. Myers
Comparte este articulo!:
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This

0 comentarios:

Publicar un comentario